El Rey que restauró la Monarquía abandona a España

Trabajo de www.abc.es El Rey Don Juan Carlos abandona España

El Rey Don Juan Carlos, el Rey que restauró la Monarquía, que trajo la democracia y que propició la mejor etapa de la historia reciente de España, anunció ayer que había decidido abandonar el país.

Don Juan Carlos, que viajó este fin de semana a Sanxenxo (Pontevedra y emprendió después viaje a Oporto para tomar un avión con el que llegó a la República Dominicana, tomó esta decisión a los 82 años y en plena pandemia del Covid, después de meses de presiones en los que el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han estado exigiendo a su hijo, el Rey, que tomara más medidas para alejar a Don Juan Carlos.

Estas presiones empezaron después de que se difundiera que en 2008 había recibido un regalo del Rey de Arabia Saudí de 65 millones de euros, que él depués entregó a su examiga Corinna Larsen, y que tenía cuentas en el extranjero supuestamente sin declarar al fisco español. 

Medidas contundentes (Trabajo de www.abc.es)

Aunque todavía no hay ningún procedimiento judicial abierto contra Don Juan Carlos, su abogado, Javier Sánchez-Junco, difundió ayer un comunicado en el que aseguró que el Rey «permanece a disposición en todo momento del Ministerio Fiscal para cualquier trámite o actuación que se considera oportuna».

Sin embargo, hace un mes, el Gobierno empezó a considerar insuficientes esas medidas y comenzó a pedir también que el padre del Rey abandonara el Palacio de La Zarzuela y se le retirara el título de Rey.

Las semanas transcurrían, Don Felipe no aplicó más medidas contra su padre y las presiones se redoblaron, hasta que ayer el padre del Rey anunció su salida del país. Con esta decisión personal, Don Juan Carlos ha querido evitar que su hijo siguiera sometido a las presiones del Gobierno y pudiera ejercer su «alta responsabilidad» con el sosiego y la tranquilidad necesarias.

La decisión fue aplaudida desde el Gobierno, que valoró el «sentido de la ejemplaridad y transparencia que siempre han guiado al Rey Felipe VI» desde su llegada a la Jefatura del Estado. Sin embargo, entristeció a buena parte de los españoles que siguen sintiendo afecto y gratitud hacia Don Juan Carlos por el éxito de su reinado, aunque al final lo ensombreciera con su comportamiento privado.

Pero, sobre todo, la salida del que fue Rey de España durante 39 años también generó una gran preocupación entre quienes creen que, detrás de las presiones, hay una estrategia republicana para desgastar la Monarquía, porque sin ella sería mucho más sencillo demoler el sistema de 1978, que garantiza la alternancia política y la salud democrática. Y parte de esa estrategia consiste en explotar al máximo el escándalo de las cuentas de Don Juan Carlos para eclipsar su brillante legado histórico.

Don Juan Carlos trasladó su decisión a Don Felipe en una carta que el Palacio de La Zarzuela hizo pública ayer, aunque, según pudo saber ABC, fue este fin de semana cuando el Rey padre abandonó la que había sido su casa en los últimos 58 años. (Trabajo de www.abc.es)

En la misiva al Rey, que encabezaba con un «Majestad, querido Felipe», el anterior Monarca exponía su «meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España». Una decisión que, según explicaba, había tomado «con profundo sentimiento, pero con gran serenidad» y que tenía como objetivo facilitar a su hijo «el ejercicio de tus funciones desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad».

En la misiva, también recordaba que «he sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona». Y se despedía «con mi lealtad de siempre. Con el cariño y afecto de siempre, tu padre».

En la carta, Don Juan Carlos se refiere a «la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada» y añade que «con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado», «deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilititar el ejercicio de tus funciones desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad». Y añade: «Mi legado y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen».

La respuesta de Don Felipe

Ante la decisión que le trasladó Don Juan Carlos, el Rey transmitió a su padre «su sentido respeto y agradecimiento», según añadió el comunicado hecho público por La Zarzuela en el que se daba a conocer la salida de Don Juan Carlos. Y es que desde que empezaron a publicarse las informaciones sobre las supuestas cuentas y fundaciones opacas de Don Juan Carlos, el Gobierno no ha cesado de presionar al Rey para que alejara a su padre, una medida que Don Juan Carlos le ha evitado a su hijo, al tomarla él en solitario.

Ademas, en este momento grave de la salida de Don Juan Carlos, el Rey quiso poner en valor el reinado de su padre.

Según informó La Zarzuela, Don Felipe «desea remarcar la importancia histórica que representa el reinado de su padre, como legado y obra política e institucional de servicio a España y a la democracia».

Al mismo tiempo, el Rey quiso reafirmar «los principios y valores sobre los que ésta se asienta, en el marco de nuestra Constitución y del resto del ordenamiento jurídico», según señalaba el citado comunicado.

No afecta a Doña Sofía

La decisión de Don Juan Carlos, obviamente no afecta a Doña Sofía, que seguirá viviendo en su residencia del Palacio de La Zarzuela, como viene haciendo desde 1962, y continuará manteniendo agenda pública. Una vez más, ha destacado la prudencia con la que Doña Sofía ha vivido todo este asunto.

El anuncio de Don Juan Carlos, que mantendrá su título de Rey y seguirá siendo miembro de la Familia Real, se produce cinco días antes de que los Reyes y sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, se trasladen a Palma de Mallorca, donde Don Felipe y Doña Letizia mantendrán una intensa actividad oficial.

En esta ocasión, los Reyes ya no estarán sometidos a las presiones del Gobierno, como ocurrió el pasado mes de julio durante la gira que realizaron por las 17 Comunidades autónomas.

Tras la decisión anunciada ayer de abandonar España, el anterior Monarca ha dejado -al menos, por un tiempo- la casa en la que llevaba viviendo 58 años, en concreto desde 1962, cuando contrajo matrimonio con Doña Sofía y los recién casados se instalaron en Madrid.

Trece años después de la boda, tras la restauración de la Monarquía, Don Juan Carlos y Doña Sofía decidieron seguir viviendo en La Zarzuela y renunciaron a trasladarse al Palacio Real de Madrid, que es la residencia oficial de los Reyes de España y quedó reservado para ceremonias oficiales de alta representación.

En 1999 se empezó a construir el llamado Pabellón del Príncipe, situado a unos mil metros de distancia del Palacio de La Zarzuela, en el que se instaló Don Felipe, aún soltero, en 2002, y después con Doña Letizia, en 2004.

Aunque la idea inicial era que, tras el relevo en la Corona, los nuevos Reyes se trasladaran al Palacio de La Zarzuela y los anteriores Monarcas se instalaran en el llamado Pabellón del Príncipe, cuando se produjo la abdicación, en junio de 2014, se mantuvieron las respectivas residencias.

Trabajo publicado por www.abc.es

últimas noticias