Se recuerda que la última vez el compositor y arreglista, completó la hazaña, pero Guinness no lo certificó porque no cumplió con el tiempo de descanso establecido.

“El Sr. Silver no cumplió con los lineamientos durante el intento de récord, especialmente el relativo a las pausas de descanso permitidas, habiendo sido las mismas más largas de lo permitido en nuestro reglamento», determinó Guinnes World Records.

«Ya es una realidad. De la mano de Jesús. Todo es posible!».