EE.UU. sanciona a subsidiaria de petrolera rusa Rosneft por negociar con Maduro

Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó el martes que Rosneft Trading y su presidente, Didier Casimiro, han sido sancionados como parte de una nueva serie de acciones que buscan cercar al gobierno en disputa de Nicolás Maduro.

Esta compañía, con sede en Suiza, es una sociedad mercantil subsidiaria de la empresa de energía Rosneft, propiedad del gobierno ruso con sede en Moscú.

Según el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, citado en un comunicado: “Rosneft Trading S.A. y su presidente negociaron la venta y el transporte de petróleo crudo venezolano”.

Antes hacerse públicas las sanciones, un funcionario estadounidense de alto rango había dicho en una teleconferencia que “esta es una reacción al rol creciente y cada vez más central de Rosneft en los asuntos de Venezuela particularmente en el transcurso del año pasado”.

El funcionario, que rechazó ser identificado, agregó que Rosneft se ha lucrado con la situación y la crisis que el país vive.

Asimismo, advirtieron a otras empresas que dejen de apoyar al gobierno de Maduro o verán sanciones similares.

“Todos los que participen en transacciones con Rosneft podrían estar sujetos a sanciones”, y agregó: “Estados Unidos está decidido a evitar el saqueo de los activos petroleros de Venezuela por el corrupto régimen de Maduro”.

En un encuentro con la prensa más tarde, el presidente Donald Trump indicó que tras la imposición de estas , a su parecer, “muy fuertes” sanciones, “veremos que ocurre”.

Ratificó que están observando “observando a Venezuela muy de cerca”.

Las acciones de hoy implican que todos los bienes e intereses en propiedad de Rosneft Trading y Didier Casimiro, que estén en Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses y de cualquier entidad con intereses directos o indirectos, el 50 por ciento o más de sus intereses serán bloqueados y deberán ser reportados a la OFAC (Oficina de Control de Activos Extranjeros, por sus siglas en inglés).

Las empresas que hacen transacciones con Rosneft Trading tienen 90 días (hasta el 20 de mayo) para terminar sus contratos. Además, la sanción aplica a cualquier tipo de transacción con Rosneft Trading.

También, las empresas tendrán que acudir a la OFAC para pedir una licencia que les permita “continuar otras actividades que alegan no estar relacionadas con Venezuela”, aclaró el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, en una rueda de prensa en Washington.

La sanción, anunciada este martes, se convierte en la primera que implica a una no norteamericana y que no es parte directa del gobierno en disputa o de uno de sus funcionarios.

Por su parte, la embajada de Rusia en EE.UU. rechazó las sanciones, acusando a Washington de “competencia desleal”.

“La administración [de EE.UU.] trata de sacar a las compañías rusas de Venezuela, mientras que compañías estadounidenses continúan sus operaciones en el país”, escribió la embajada en su cuenta de Twitter.

El canciller del gobierno en disputa de Venezuela en EE.UU., Jorge Arreaza, calificó las sanciones de acciones de “coercitivas”. En línea con lo expresado por Rusia, el venezolano dijo en su cuenta de Twitter que estas sanciones “violan el derecho al libre comercio y la libre empresa”.

Según el departamento del Tesoro, el comercio de Rosneft ha facilitado el envío de dos millones de barriles a África occidental y han extraído cerca de 55 millones de barriles.

Asimismo, advirtieron que los mercados petroleros están suficientemente abastecidos, y que esta acción no afectará al mercado internacional.

Al respecto, el asesor especial de EE.UU. para Venezuela, Elliot Abrams, dijo que no cree que esta sanción afecte los precios del petróleo.

“No creemeos que eso afecte el precio que pagan los consumidores de petróleo alrededor del mundo. Los precios de petróleo son mas bajos hoy que cuando empezamos la campaña contra Venezuela. No estamos tratando de aumentar los precios”, dijo Abrams.

Para Estados Unidos, la única forma de levantar la sanción es que Rosneft deje de hacer negocios con Maduro.

“Esto tiene una solución fácil y rápida, dejen de hacer negocios con ellos”.

El Departamento de Estado reaccionó a las sanciones anunciadas hoy y en un comunicado aprovechó para reafirmar su compromiso de apoyo al presidente interino Juan Guaidó.

“Mientras que el presidente interino Juan Guaido trabaja con su coalición de socios internacionales hacia un futuro mejor para el pueblo de Venezuela, Maduro está cada vez más aislado y depende de la asistencia de un pequeño grupo de regímenes aliados que saquean los recursos de Venezuela mientras continúa reprimiendo a los venezolanos”, dijo el texto.

Guaidó, por su lado, celebró esta nueva sanción como una victoria para Venezuela.

A la salida de la sesión ordinaria de este martes, el también presidente del Parlamento agregó que “todos los que sigan sostienen a la dictadura tendrán consecuencias. Hoy sostienen una guerra”, lo que consideró como un acto “criminal”.

Destacó el hecho de que las sanciones pueden ser sujetas a revisión de haber un cambio. “La invitación es, al contrario, a todas las empresas que quieran ponerse del lado Constitución, que quiera, no financiar a una dictadura”, afirmó.

Las actividades principales de Rosneft Trading S.A. son la comercialización y distribución, incluido el comercio, el procesamiento y el transporte de materias primas, en particular petróleo sin refinar y productos derivados del petróleo.

últimas noticias