CASA BLANCA – En medio de las mayores protestas antigubernamentales en décadas en Cuba, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresa su apoyo al pueblo de la nación insular caribeña, subrayando su derecho a la protesta pacífica.

“El pueblo cubano exige su libertad de un régimen autoritario. No creo que hayamos visto nada como esta protesta en mucho, mucho tiempo si, francamente, nunca”, dijo Biden en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca.

“Estados Unidos apoya firmemente al pueblo de Cuba en su afirmación de sus derechos universales y pedimos al gobierno de Cuba que se abstenga de la violencia en su intento de silenciar las voces del pueblo de Cuba”.

Biden hizo sus comentarios al inicio de una reunión con líderes locales sobre la violencia armada.

La administración de Biden también está rechazando la afirmación de Cuba de que Estados Unidos es el culpable de los disturbios públicos.

“Creo que sería un grave error que el régimen cubano interpretara lo que está sucediendo en docenas de pueblos y ciudades de toda la isla como el resultado o producto de cualquier cosa que Estados Unidos haya hecho”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken a los periodistas en el Departamento de Estado tras el comentario del presidente.

El comentario de Blinken se produjo poco después de que el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, acusara a mercenarios pagados por Estados Unidos de fomentar disturbios.

“Ayer en Cuba no hubo levantamiento social, ayer en Cuba hubo desorden, disturbios provocados por un operativo comunicacional que llevaba tiempo preparado y al que se habían dedicado millones”, dijo el canciller.

Más temprano en el día, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel, en un discurso transmitido a nivel nacional junto a su Gabinete, dijo que el malestar social allí era el resultado de “una política de represión económica” por parte de Estados Unidos.

Los manifestantes lanzaron piedras a la policía y a las tiendas de divisas, robaron artículos y volcaron automóviles, incurriendo en “un comportamiento totalmente vulgar, indecente y delincuente”, dijo Díaz-Canel.

El presidente cubano llama a los ciudadanos “revolucionarios” del país a contrarrestar la protesta antiguberna gubernamental.

“Estamos preparados para cualquier cosa”, dijo. “Estaremos luchando en las calles”.

Los manifestantes corearon el domingo consignas que pedían libertad, libertad y unidad mientras marchaban en la capital, La Habana, hasta que la policía finalmente disolvió la marcha mientras realizaba algunas detenciones.

Los manifestantes acudieron a otras partes del país, incluso en San Antonio de los Baños, cerca de La Habana, expresando su enojo por las largas filas de alimentos, los cortes de electricidad y los problemas con el suministro de medicamentos en medio de la pandemia de coronavirus.

Las autoridades sanitarias cubanas reportaron el domingo 6.923 nuevos contagios de COVID-19 y 47 muertes.

Cuba ha estado bajo el régimen comunista desde 1959, cuando la revolución popular de Fidel Castro obligó al dictador Fulgencio Batista a huir de la isla.

“Este régimen ha brutalizado y negado la libertad a generaciones de cubanos, obligando a muchos, incluida mi familia, a huir o ser asesinados, y en los próximos días ampliará su violencia para tratar de reprimir a los valientes manifestantes en las calles”, dijo el republicano Ted Cruz de Texas, miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Otro destacado senador republicano, Marco Rubio, criticó a Biden por tomarse un día completo para reconocer a los manifestantes y por no describir al gobierno de Cuba en su declaración como “socialista y comunista”.

El principal diplomático de la Unión Europea también respaldó el lunes el derecho de Cuba a protestar y pidió al gobierno cubano que escuche las quejas de los manifestantes.

“Ha sido una protesta para mostrar descontento a una escala que no hemos visto desde 1994”, dijo Josep Borrell en una conferencia de prensa en Bruselas, Bélgica, después de una reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Cuando un periodista le preguntó el lunes si los eventos del fin de semana obligan a la administración Biden a priorizar una revisión de su política hacia Cuba, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, respondió que la Casa Blanca “está monitoreando de cerca” los eventos en el país, y “estaremos estrechamente comprometidos, buscaremos brindar apoyo al pueblo de Cuba”.

Estados Unidos proclamó un embargo al comercio con Cuba en 1962. El embargo se relajó un poco en el año 2000, cuando el Congreso aprobó una ley que permitía a las empresas estadounidenses vender alimentos y “artículos humanitarios”, incluidos medicamentos, a Cuba. En enero de este año, el presidente saliente Donald Trump golpeó a Cuba con nuevas sanciones en los últimos días de su administración, rediseñando al país como un “estado patrocinador del terrorismo”.

Cuando un periodista le preguntó el lunes si consideraría un cambio en la política de embargo, Biden respondió que tendría más que decir sobre Cuba más adelante en la semana, “así que estén atentos”.

Nike Ching en el Departamento de Estado contribuyó a este informe. Parte de la información para este informe provino de Associated Press, AFP y Reuters.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *